La Tierra no es plana, pero el mundo si puede serlo

Hace mucho tiempo, Galileo tuvo que retractarse para conservar su vida. Y no porque la Tierra era plana, sino porque el mundo en que él vivía si lo era. Por lo menos hoy en día hay entusiasmo por salir de los mundos planos que se van generando cada cierto tiempo. Así van saliendo al paso “conceptos muletas” y no por eso malos, entre los cuales están el de “reinvención”, cuya tarea exige un movimiento principalmente de cabeza; no es fácil por lo que me han contado.

Pero más allá de ser complejo por el esfuerzo neuronal que exige, también lo es porque estamos insertos en un mundo que nos estructura, clasifica y rotula. Y la verdad, la única manera de innovar es tener una puerta abierta a esa estructura. Ya Albert Camus nos dijo con su existencialismo que si bien las condiciones de la vida moderna imponen a la mayoría de los hombres la misma cantidad de experiencias, hay que tener en cuenta la aportación espontánea del individuo. Quizás por ahí podemos dejar de ver todo tan plano, porque si hay algo importante que entender, es que el mundo a los hombres sólo se nos es propuesto, a diferencia de los animales a quienes se le es dado.

A lo mejor Carlos Pérez, director de BBDO Argentina tiene razón cuando dice que es bueno que los publicistas estudien cualquier otra cosa antes de estudiar el oficio, sería algo así como pasear la cabeza por otros lados para comenzar la recolección de experiencia. Y quizás luego sea necesario seguir aprendiendo de las micros, del Paseo Ahumada, del grito del vendedor de diarios, del Portal la Dehesa y de la Vega Central. A lo mejor se logra algo así como mirar a los ojos a quien le estás hablando, y mirarlo significa estar seguros de lo que decimos y a quien lo decimos, porque lo conocemos sin los prismas del prejuicio que nos lleva a maquetas falsas a la hora de ejecutar una idea. Y si de actuar se trata, maestros tenemos; Huidobro nos enseñó que el leguaje estaba vivo, por lo cual podemos incorporar palabras inventadas por las personas. Y de Rokha, que con una numerosa familia al hombro que alimentar, igual viajaba para vender entre otras cosas sus libros, y lo hacía con una vehemencia que la quisiéramos tener para vender una buena idea… hambre le llamamos ahora.

Está claro que no tenemos la talla de esos gigantes, pero como sólo hacemos publicidad, podemos hacer el intento, y en una de esas, podríamos terminar paseándonos de oriente a poniente y de norte a sur en completa libertad de acción, hasta formar círculos de 360° y decir con experiencia propia a cliente: Compadre… el mundo “es” redondo. Puta que sería lindo.

Fernando Feudo Aravena
Director Creativo de Unitas

Vía : ZD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: