Sandwich Manhattan Ejemplo de Identidad, Marketing y Emprendimiento

“Si no chorrea no es Manhattan” reza el slogan del local de sandwich más famosos de Concepción. No existe trasnochado sobreviviente del carrete Penquista que no haya revivido gracias a uno de estos sandwichs.

Lo que hay detrás de este pintoresco y archifamoso local es mucho más de lo que se ve. Este éxito comercial es obra de Don Ricardo Denevi Miranda fundador, autodidacta, empresario y que con 28 años de arduo trabajo ha logrado “crear un concepto” y hacer que algo de origen tan modesto se transforme en un “icono de identidad de la ciudad”. Don Ricardo ha sido entrevistado por la televisión una veintena de veces, ha ganado premios y ha dado varias charlas en Universidades sobre emprendimiento.

Fue hace dos días en Concepción cuando viajamos para asistir al evento “Webprendedor” cuando por la noche recorriendo la ciudad nos topamos con este local. Ubicado en el sector de “La Vega” de la ciudad, visitado por camioneros, feriantes y una larga fila de trasnochados.

Como toda “picada” la infraestructura improvisada de un container y un furgón estacionado afuera, son todas las comodidades que pudimos encontrar. Parecía ser la encarnación viva de lo que “no debe ser un buen local de comida” sin perjuicio de eso el local estaba lleno, 3:30 am, producía y vendía a una velocidad impresionante, recordé a los Gurú del Marketing y pensé…¿qué dirían estos noveles de este modelo de negocio?, ¿qué tiene que ver el diseño y el marketing con este pintoresco local?…la respuesta es simple…TODO.

De las cosas que he aprendido, es que no son los seminarios de cuello y corbata estilo “Icare”, ni son las marcas “hall of fame” las que me han enseñado más sobre diseño y publicidad, son las conversaciones con gente anónima, observando la calle, donde se “encarna” la teoría, es donde más se aprende.

En el negocio de Don Ricardo se respiraba Diseño, ¿pero cómo, dirán ustedes, si es feo, improvisado, no tiene una estructura?, lo tiene al igual que los mercados en la India, esta “picada” posee una forma, un estilo, códigos propios que es importante saber reconocer y respetar.

Don Ricardo sin saberlo “había Diseñado más que un sandwich rico, había Diseñado una nueva Experiencia de Consumo, una nueva experiencia emocional asociada al producto”.

Don Ricardo gentilmente nos contó el secreto de su éxito, resumido en 4 ideas:

1.- DIFERENCIACION

Nos dijo: “Crea un producto nuevo, original, cualquiera hace un barros jarpa” “tení que hacer una cosa distinta al resto, no más de lo mismo”. Así nacieron el “Tradicional”, “A matar” y el “Recupera carrete”, con esas distinciones lingüísticas Don Ricardo creó tres líneas nuevas de sándwich, creo slogans como “Manga arremangada, potito pa`trás” y un logotipo que su señora dibujó. Lo que se suma al verdadero espectáculo que te brinda la operación de armado del sandwich, increíble ver la rapidez con que su “maestro” lanza por los aires un trozo de queso y lo recibe con el pan abierto, luego con una agilidad circense arma las capas con los ingredientes, había visto cocineros japoneses malabaristas, pero el “maestro” del Manhattan se pasó!!, vean el video en cámara lenta y se darán cuenta.

2.- CALIDAD DEL SERVICIO

“Tení que atender bien a tus clientes, si te va bien con el negocio no cambies como persona”, me estaba hablando de Calidad del Servicio, lo que constituye luego de la Identidad Visual (logomarca, local, equipamiento, papelería, señalética, web, etc.) la mitad de la Imagen Corporativa de una empresa, la otra mitad se genera a partir del factor “humano intangible” de la buena atención. Wow!, Don Ricardo me estaba explicando uno de los grande temas de las empresas de hoy con simples palabras. El efecto es uno sólo, “una sonrisa de oreja a oreja”, “un cliente contento, es un cliente que vuelve”.

3.- PUBLICIDAD

” Si tu producto es gueno y atendí bien, la gente habla de ti, se pasa el dato”, otra gran verdad, el boca en boca o marketing viral en su máxima expresión, ¿qué mejor ejemplo que el Manhattan?.

4. TRAYECTORIA

La constancia de años y años posicionando su producto, la atención personalizada, han convertido el Manhattan en sinónimo de placer culpable.

Todos estos elementos constituyen “una Experiencia” la estufa o “microondas de parafina como le llama,” donde tipo autoservicio cada uno debe calentar su pan, las fotografías de decenas de artistas famosos, la salsa “mayonesa-merken”, la carne, la humedad, la luz fluorescente, la gráfica popular, la sonrisa amable, constituyen un todo armónico, una fórmula irrepetible que le da un Valor único a la Marca Manhattan.

Así que ya saben, si quieren saber de Identidad, Marketing y Emprendimiento, ir al Manhattan es la mejor escuela.Gracias Don Ricardo por permitirnos escuchar su experiencia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.